El insomnio en las personas mayores

El insomnio se define como la dificultad para iniciar o mantener el sueño nocturno, o la falta de un sueño que nos resulte reparador. Es decir, que tengamos la sensación de no haber descansado adecuadamente. Para diagnosticar que se padece insomnio, debe darse al menos tres veces por semana durante un mes. Asimismo, ha de ser lo suficientemente grave para mostrar una o varias de estas situaciones: producir cansancio diurno, que quienes nos rodean aprecien que estamos más irritables, o que disminuye nuestra actividad durante el día.