Dietética y nutrición

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología ha editado una nueva guía sobre alimentación para las personas mayores sanas. Con el título Alimentación y nutrición saludable en los mayores, Mitos y realidades, ofrece una amplia serie de consideraciones y consejos para llevar una nutrición equilibrada en la tercera edad.

Los autores del trabajo señalan que las personas mayores tienden a practicar malos hábitos alimenticios debido a la edad, la herencia cultural y las propias costumbres, que a veces resulta difícil erradicar. Por ejemplo, “la mujer rechaza las carnes, las legumbres y la leche, siendo más saludable que en el caso del hombre, que rechaza la pasta, las verduras, el pescado y los derivados lácteos”.

En ese sentido, la mujer “se aproxima más al concepto de dieta mediterránea, como prototipo de dieta variada, equlibrada y saludable”. Y, en general, “a los mayores les gusta la comida casera, rechazan los platos preparados, la comida de catering y la comida rápida”. Los especialistas constatan que cuando se les habla de dieta saludable la confunden con un régimen estricto, por lo que la rechazan.

Por todo ello, creen que es importante recordar varios principios básicos sobre cómo alimentarse, que han reunido en un decálogo para facilitar su recuerdo:

1. La dieta saludable ha de ser variada (incluyendo alimentos de todos los grupos), equilibrada y moderada (sin excluir ni abusar de ninguno). No existen alimentos buenos o malos para la salud.

2. Es aconsejable realizar al menos cuatro comidas al día, tomando menores cantidades de alimentos en cada una y procurando especialmente que las cenas sean menos copiosas.

3. Se recomienda un consumo de proteínas de 1-1,25 g/kg. de peso y día. Las proteínas deben tener un equilibrio entre las de origen animal (carnes, pescados, lácteos y huevos), o de alto valor biológico por el aporte de aminoácidos esenciales para el organismo, y las de origen vegetal, siendo lo óptimo un reparto en torno al 50% entre ellas.

4. Los hidratos de carbono deben de aportar un 50-60% de la energía total consumida, principalmente a partir de hidratos de carbono complejos, que se encuentran mayoritariamente en cereales, algunas verduras y hortalizas, frutas y leguminosas. Reducir el aporte de hidratos de carbono simples por debajo del 10%.

5. Las grasas deben aportar un 25-30% de la energía total de la dieta. Las grasas saturadas animales (carne, embutidos, leche, queso, mantequilla, etc.) y vegetales (coco y palma) no deben sobrepasar el 10%, fomentando el consumo de grasas mono y poliinsaturadas (pollo, sardina, arenque, caballa, atún, bonito, salmón, aceite de oliva y colza), y usando aceites vegetales para cocinar y aderezar, especialmente el aceite de oliva.

6. Aumentar el consumo de fibra hasta 20-25 g/día. Las mayores fuentes de fibra son cereales inte- grales, frutas con piel, hortalizas y leguminosas.

7. Mantener una ingesta adecuada de vitamina D y calcio. La vitamina D se encuentra en pocos alimentos (pescados grasos y alimentos fortificados). Los lác- teos y los pescados pequeños con cabeza son los alimentos que mayor cantidad de calcio aportan.

8. La dieta ha de tener una alta variedad de frutas, verduras y legumbres, por su gran aporte en fibra, vitaminas (antioxidantes) y minerales. El consumo de pescado ha de ser mayor que el de carnes y se pueden tomar de 3 a 4 huevos por semana. El consumo de lácteos ha de llegar a 3 raciones al día, siendo lo óptimo una cuarta ración en la mujer.

9. Moderar el consumo de azúcar, dulces (menos del 10%) y de sal (menos de 6 g/día), NO excluirlos por completo de la dieta. Reducir el consumo de embutidos a un máximo de 1-2 días por semana.

10. Beber líquidos a intervalos regulares aunque no se tenga sed. Preferentemente agua, zumos, caldos, infusiones, etc. Es aconsejable limitar las bebidas estimulantes, carbonatadas y alcohólicas (20- 25 g/día, es decir, 1 vasito pequeño de vino en la comida y en la cena, siempre que no esté contraindicado).

Puede descargar el documento.