https://www.flickr.com/photos/carlos_lorenzo/2941965738/in/photolist-5tYkVd-mpfsXA-cw9L8w-d8KVg9-oAjPyC-TevJjv-cw9MAJ-dksHKH-cdXQ7U-FrXdU-9oda5o-bZKRjb-cw9P4w-8wtsUp-oAssz8-9oavtz-cw9LU5-ett2pB-gp4UWH-FrZU6-cw9MGf-6Z9NCe-ppCbhr-e32pWL-9vecee-9abRp8-cw9NZ9-etwwrX-9oap4R-9odw35-cedeij-cw9NoJ-Au2Fr-buFB9X-cw9Nuh-aC3jPL-9oaueM-bX93Up-cw9Pnb-E3cMa1-9od9hA-9mdbbL-eKBaiK-9odwxf-oUXRXA-pcbm74-eKB96n-bX94mn-mVmHh6-c5yhko

Algunos consejos para una vejez activa

Las estadísticas señalan que dentro de apenas diez años, el porcentaje de población española mayor de 65 años se acercará al 25 %. E igualmente, aumentará de forma notable el número de personas con más de 80 años. Los poderes públicos son conscientes de que esta evolución implica no pocos cambios en las políticas sociales y sanitarias, pero también supondrá una transformación de la mentalidad de los individuos, que deberán comprometerse personalmente con la prolongación de la actividad y el cuidado de la salud.

Ventajas del ejercicio físico en la vejez

La actividad física nos puede ayudar a mantenernos y encontrarnos mejor. Todavía hoy, los científicos siguen asombrándose del potencial deportivo que seres humanos albergan incluso a edades muy avanzadas. No se trata de adquirir la condición de atleta, pero con un programa de ejercicios progresivo y sostenido, pueden mejorarse notablemente muchos de los signos de la vejez y el deterioro musculo-esquelético. Además, se ayuda a prevenir problemas de salud y a favorecer una longevidad mucho más vital.

El insomnio en las personas mayores

El insomnio se define como la dificultad para iniciar o mantener el sueño nocturno, o la falta de un sueño que nos resulte reparador. Es decir, que tengamos la sensación de no haber descansado adecuadamente. Para diagnosticar que se padece insomnio, debe darse al menos tres veces por semana durante un mes. Asimismo, ha de ser lo suficientemente grave para mostrar una o varias de estas situaciones: producir cansancio diurno, que quienes nos rodean aprecien que estamos más irritables, o que disminuye nuestra actividad durante el día.

Saber envejecer, prevenir la dependencia

Las personas tenemos que aceptar los cambios de la vida y reconocer sin complejos que vivir también es envejecer. Por eso, hemos de saber qué podemos esperar de nuestro proceso de envejecimiento de la forma más realista posible. En la sociedad actual, tan moderna y avanzada, prima por encima de todo ser o aparentar ser…

Las caídas en las personas ancianas

Una de las grandes preocupaciones que tienen nuestros mayores ante la pérdida de facultades propia de la edad es el riesgo de sufrir caídas. En geriatría, definimos la caída como una precipitación al suelo, involuntaria, repentina, y que a menudo ocurre de manera inesperada. Puede tener o no consecuencias en forma de lesiones. Debemos recordar…