El insomnio en las personas mayores

El insomnio se define como la dificultad para iniciar o mantener el sueño nocturno, o la falta de un sueño que nos resulte reparador. Es decir, que tengamos la sensación de no haber descansado adecuadamente. Para diagnosticar que se padece insomnio, debe darse al menos tres veces por semana durante un mes. Asimismo, ha de ser lo suficientemente grave para mostrar una o varias de estas situaciones: producir cansancio diurno, que quienes nos rodean aprecien que estamos más irritables, o que disminuye nuestra actividad durante el día.

Saber envejecer, prevenir la dependencia

Las personas tenemos que aceptar los cambios de la vida y reconocer sin complejos que vivir también es envejecer. Por eso, hemos de saber qué podemos esperar de nuestro proceso de envejecimiento de la forma más realista posible. En la sociedad actual, tan moderna y avanzada, prima por encima de todo ser o aparentar ser…

Las caídas en las personas ancianas

Una de las grandes preocupaciones que tienen nuestros mayores ante la pérdida de facultades propia de la edad es el riesgo de sufrir caídas. En geriatría, definimos la caída como una precipitación al suelo, involuntaria, repentina, y que a menudo ocurre de manera inesperada. Puede tener o no consecuencias en forma de lesiones. Debemos recordar…